826 Valencia: un tesoro pirata en San Francisco

En el número 826 de la calle Valencia de Mission District, San Francisco, un turista compra un mapa del tesoro a un dependiente que lleva una gorra y un parche pirata. Si nunca ha oído hablar de Dave Eggers o de la revista McSweeney’s, posiblemente ignorará que en la trastienda un puñado de voluntarios trabajan para impulsar la escritura y la lectura en niños de entre 6 y 18 años, al mismo tiempo que jóvenes narradores se reúnen en talleres de creación de cómics, cuentos o revistas y otro grupo de escritores se prepara para realizar un seminario sobre literatura.

826Logo826 Valencia es el nombre de una organización sin fines de lucro basada en la idea de que las habilidades de escritura son fundamentales para el éxito en la vida. Fundada por el escritor Dave Eggers y situada en la zona de la Bahía, en pleno barrio latino, el programa originalmente fue un intento de ayudar a los niños a hacer sus deberes y a desarrollar sus habilidades de lectoescritura, pero poco a poco fue creciendo hasta convertirse en un verdadero centro cultural.

Dave Eggers, escritor comprometido con varias causas humanitarias, fundó este singular proyecto en 2002 (cuando mudó su editorial de Nueva York a San Francisco) y desde entonces se ha convertido en su gran impulsor. Para su financiación Eggers pensó en diversas formas de recaudación, la más curiosa es la antes mencionada tienda de souvenirs piratas, donde las ganancias obtenidas de las ventas de los cofres del tesoro, barriles de pólvora y botellas para enviar mensajes, entre otros, van destinadas a la fundación. La tienda comparte dirección con el centro y de hecho es la única entrada a él, una peculiar pero feliz convivencia que sólo pudo ocurrírsele a su ingenioso fundador.

Catalejo pirata

Catalejo pirata

Otra vía de recaudación es el cobro por la asistencia a eventos culturales: encuentros de lectura, jornadas literarias y seminarios para adultos de diversa índole, que recogen desde temas como los métodos para escribir un guión cinematográfico hasta el estudio de la literatura policial del siglo XX, pasando por los métodos de escritura de la no ficción. También venden sus propias publicaciones, como las reediciones de los antiguos ejemplares de la ya desaparecida “Might Magazine” o el anuario que recoge los trabajos de los alumnos en “The 826 Quarterly”.  La editorial se yergue como un canal que permite llevar el mundo de los libros, el mundo de la literatura y todo lo que lo rodea (las revistas y los cómics) a las masas, una especie de lucha por la democratización de la literatura.

El proyecto ha tenido tal éxito que se ha podido exportar como modelo a otras ciudades con sustratos sociales semejantes (diversidad cultural, minoría blanca, etc.) como Nueva York, Chicago, Los Ángeles, Seattle, Michigan y Boston. Todas ellas se financian de igual modo, con una tienda de souvenirs de diferentes temáticas: superhéroes, robots, viajes espaciales, etc. Y todas ellas forman parte de la denominada Familia 826 National.

Si tienes planificado viajar a San Francisco y te gusta Dave Eggers, esta es una parada obligatoria donde podrás ayudar a la vez que comprar un parche pirata o un mapa del tesoro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s