Negocio y tragedia: Into a Thin air

into a thi nair

Mal de Altura de Krakauer

Título original: Into a thin air (1997) Outside
Título en español: Mal de Altura (2007) Desnivel

Un año después de la jornada fatídica del 10 de mayo de 1996, Jon Krakauer escribió de forma personal y sentida la crónica de la tragedia. Testigo y parte de una de las expediciones que perdieron a su líder (Rob Hall), Krakauer relata la ilusión, la temeridad, el miedo y el dolor que acompañan a los integrantes de las expediciones comerciales al Everest.

En el libro también hay denuncia y polémica. Por un lado la crítica al negocio de la montaña muestra cómo la magia del las grandes gestas de antaño se desvirtúa por el dinero. En mi opinión,  un lugar donde la montaña es sagrada, ha sido manchado de alguna manera por estos grupos comerciales.  Tengo la sensación de que existe  una mezcla de desprecio y envidia dentro del grupo de los sherpas en estas expediciones.  En realidad yo sólo conozco los sentimientos que en Perú se tiene por las grandes montañas. Los Apus (las grandes montañas) son dioses que en las culturas antiguas reclamaban ofrendas y aún hoy permanece la costumbre de ir a ellas bajo el sincretismo religioso realizando peregrinaciones  con cruces y rosarios pero también con ofrendas (alimentos). Presentes siempre a la vista de los pobladores de la sierra peruana, las grandes montañas recuerdan a sus habitantes peruanos la mortalidad del hombre y la separación de los mundos. La contradicción de convertir en negocio la domesticación de un lugar sagradon  sólo se explica por la pobreza de los que viven del turismo de montaña y que muchas veces no son del lugar.

Volviendo al libro de Krakauer, en él también habla con poco cariño de los clientes cuyas exigencias para llegar a la cima incluyen caprichos que ponen en peligro a sherpas o a otros integrantes de un grupo, aquí se refiere a la montañera Sandy Hill Pitman que hacía llevar su teléfono satelital (un tocho de la época) a los campos bases. Por último y creo que la acusacoón más grave de Krakauer se refiere al ego de Anatoli Boukreev que, contratado como ayudante para una expedición comercial, se dio el lujo de no subir con oxígeno y por lo tanto no poder permanecer suficiente tiempo en la cima como para ayudar a los integrantes de su grupo, dejando a su líder, Scott Fischer, con todo el peso de la expedición.

Creo que la intención de Jon Krakauer no es crear polémica, sino matar aquellos demonios que le persiguen desde que subió al Everest ese 10 de mayo y como bien aclara, su impulso principal era el de corregir los errores que escribió en su artículo para la revista Outside.

Especialmente emotiva es la parte que habla de su líder Rob Hall y cómo permanece esperando ayuda hasta que se despide de su mujer. Junto a esta despedida encontraremos que este libro está lleno de desasosiego y la culpa pero también de intensidad y de admiración por el hombre enfrentado a la tragedia. Mientras describe el dolor del cuerpo y la mente, la violencia del clima y el castigo que ejerce la altura en el ser humano, también leemos sobre acciones extraordinarias y sucesos increíbles. Un libro muy bien escrito (yo lo leí en inglés y me emocioné) que cualquier amante o no de la montaña puede leer sin miedo a la decepción.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s